Denuncian desvío de millones en gestión de César Acuña

Una investigación, muy documentada, desarrollada por más de un año por el periodista trujillano Cristopher Acosta, de la agencia INFOS, demuestra un escandaloso e irregular uso de subsidios municipales por parte del alcalde de Trujillo, César Acuña,  líder de Alianza para el Progreso con el fin de obtener apoyo político en nuestra ciudad. Se espera de inmediato el inicio de investigación por el Ministerio Público y los sistemas de control estatal, burlados de manera reiterada.

Los delitos de peculado y malversación de fondos se configuran en la forma como el alcalde Acuña ha manejado el rubro Subvenciones sociales, convertido en un sistema de desvío de fondos públicos para financiar su base de apoyo político, mediante subsidios que beneficiaron tanto a militantes de su partido como a quienes no lo eran pero si configuraban votos potenciales asegurados de esta manera.

Esa partida, hasta la última gestión de José Murgia era de 600 mil nuevos soles anuales en promedio, pero durante los primeros cuatro años de César Acuña como alcalde, llegó a incrementarse en 500% en el 2010. Ese año superó los S/.3 millones, curiosamente era un año electoral.

Ejecución anual de subvenciones sociales otorgadas por la Municipalidad Provincial de Trujillo, años 2007 -2010.

Ejecución anual de subvenciones sociales otorgadas por la Municipalidad Provincial de Trujillo, años 2007 -2010.

Pero, ¿cómo logró manejar esos recursos sin ningún tipo de fiscalización? Con la complicidad unánime de todos los regidores, incluidos los apristas. El artículo 60 de la Ley General del Sistema Nacional de Presupuesto ordena que las subvenciones sean aprobadas por acuerdo de concejo, pero desde 2007 el concejo en pleno DELEGA cada año su función fiscalizadora en el alcalde que a sola firma aprueba todas las subvenciones. Hace apenas tres meses, el 25 de enero, se aprobó un nuevo Acuerdo de Concejo, el N° 012-12, permitiendo que Acuña disponga de dos millones de soles más.

Asimismo, para implementar este esquema de desvío de recursos, mediante el Decreto de Alcaldía N° 031-08 se aprobó la directiva “Procedimientos para la emisión y control de las subvenciones sociales en la MPT”, que norma la solicitud y rendición de cuentas de los dineros a entregarse. Este decreto contraviene abiertamente las directivas del MEF, el cual solo menciona a ‘personas jurídicas no públicas’ como beneficiarias de una subvención, Acuña se zurró en el MEF y ordenó que también podrían recibir dinero las personas naturales, con necesidades de todo tipo.

Acuerdos de Concejo que facultan al alcalde de Trujillo, César Acuña Peralta, disponer de las subvenciones sociales que otorga la Municipalidad Provincial de Trujillo.

Abierto el caño, se procedió a ejecutar este plan de desvío de fondos, la “lluvia de millones” influyó decisivamente la campaña reeleccionista de Acuña a la alcaldía en el 2010. Decenas de militantes de su partido Alianza para el Progreso (APP) han recibido cientos de miles de soles para temas “sociales” como construir un “arco de ingreso” a su urbanización.

También con estos fondos públicos, el municipio  financió de manera vergonzosa e irregular más de treinta fiestas de los tres sindicatos existentes. Los trabajadores del municipio gozan, en promedio, de una fiesta cada dos meses, pagadas con plata de los trujillanos, con grandes orquestas y cerveza a discreción.

Para manejar este esquema de desvío de las subvenciones sociales que en realidad atendían las ‘necesidades’ de los afiliados al partido, la Municipalidad Provincial de Trujillo apostó por fortalecer su Gerencia de Desarrollo Social, encargada a la licenciada Tania Baca Romero, esta gerencia se convirtió en la cabeza de la todopoderosa maquinaria política de César Acuña.

Aún cuando  lo niegue, Acuña distribuyó dinero en plena campaña electoral: la Resolución de Alcaldía N° 995-10, firmada por él, distribuyó cheques por casi medio millón de soles entre 251 organizaciones sociales de base (OSB), el 13 de setiembre del 2010. Apenas tres semanas antes del 3 de octubre, día de las elecciones municipales que ganó.

Lo raro es que no fueron las representantes de los comedores quienes solicitaron las subvenciones sociales. Al contrario, durante los meses que duró la última campaña municipal, trabajadores de la Gerencia de Desarrollo Social recorrieron los comedores populares, llenaron solicitudes a nombre de sus representantes, luego las hicieron firmar por ellas e ingresaron los documentos de manera irregular a la municipalidad, vía Mesa de Partes.

La investigación de INFOS concluye en que se cometió fraude pues todas las solicitudes, que se convirtieron luego en cheques por S/.431 mil, fueron ingresadas a la municipalidad el mismo día, el 27 de junio del 2010, domingo, tal como figura en los cargos. O sea 251 mujeres, provenientes de 11 distritos de Trujillo, llegaron un domingo no laborable a las oficinas municipales a ingresar solicitudes por subvenciones sociales. El sistema muestra que las solicitudes se recibieron una tras otra el sábado 26 de junio del 2010, un día antes. Increíblemente, no especifica la hora, como se aprecia en un reporte impreso del archivo digital de Mesa de Partes.

Una prueba más del abuso de la partida de subvenciones durante el año electoral 2010 es la siguiente: ese año se presupuestaron S/.2 millones para ella, pero al terminar el periodo se terminaron gastando S/.3,3 millones, un aumento de más del 50% del dinero que inicialmente se proyectaba invertir en el 2010, como consta en el Presupuesto Institucional de Apertura de ese año.

Pero el escándalo continúa: tres millones de soles, un poco más de la tercera parte de los fondos entregados de esta partida durante la primera gestión de Acuña, no fueron justificados por los beneficiarios. Hoy existen, en los estados financieros de la Municipalidad Provincial de Trujillo, S/.3 millones de los cuales no se han rendido cuentas, dinero que la institución entregó, y de los que no sabe cuál fue su fin. Los beneficiarios no presentaron al municipio las boletas y facturas que sustentaban el correcto uso de los fondos públicos, conforme lo exige el reglamento.

Lo escandaloso es que Acuña firmó la Resolución de Alcaldía N° 946-10, dando por liquidadas las subvenciones menores a S/.1.000 emitidas en el 2008 y en el 2009, y que no fueron rendidas. Para ese fin modificó el reglamento de subvenciones que su misma administración aprobó: cambió la exigencia de presentación de boletas y facturas, por simples declaraciones juradas. O sea liquidó por decreto.

En suma, son acusaciones gravísimas, y aunque César Acuña ha pretendido minimizar este hecho, en entrevista dada a Cristopher Acosta  nos regala una frase de antología: “…yo me he cuidado de que no se note malversación”, o sea de esto se infiere que HAY MALVERSACION, pero Acuña nos dice que él ha cuidado que NO SE NOTE.

El “Modelo Acuña”, según INFOS

Un comentario en “Denuncian desvío de millones en gestión de César Acuña

  1. Felicitaciones por la investigacion, sabes que acciones ha tomado la Fiscalia y la Contraloria? por que creo que todos los funcionarios de la libertad vinculadoos con la lucha contra la corrupcion trabajan como docentes en la universidad del denunciado o estan vinculados de alguna forma.
    saludos

    Jose Pimentel
    jpabogad@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s