Por trabas a la inversión, refinería de azúcar no se construirá en Casa Grande

Demora en licencia municipal obliga a Grupo Gloria a reorientar inversiones.

A casi un año de haber iniciado el trámite municipal en Casa Grande para obtener la licencia municipal que le permita a la empresa azucarera del mismo nombre construir una nueva refinería de azúcar en su ingenio, recientemente decidió cerrar el proyecto de inversión y orientarlo a otro distrito donde exista mayor agilidad y apoyo a la inversión privada.

La empresa Casa Grande había proyectado producir unas 240 mil toneladas de azúcar refinada al año, incrementar puestos de trabajo con este nuevo proyecto y elevar las utilidades de sus trabajadores en unos mil 500 nuevos soles más; sin embargo el proyecto se paralizó 10 meses por falta de licencia municipal originando pérdidas para la compañía que superan los 17 millones de dólares hasta el momento.

Para agilizar el trámite, Casa Grande propuso a la municipalidad construir, en uno de sus terrenos agrícolas, un terminal terrestre bajo la modalidad de obras por impuestos, pero la imposición del lugar de construcción y el trámite que viene realizando el alcalde naciobalista Alejandro Navarro Fernández quien pretende declarar parte de la zona de construcción de la refinería como vía pública, obligo al Grupo Gloria a cerrar la negociación con el burgomaestre.

Voceros de la empresa informaron que con fecha 4 de abril de 2011, la azucarera solicitó ante la municipalidad de Casa Grande, la obtención de licencia (como obra nueva) de la obra “Refinería de Azúcar”, presentando para ello, el expediente técnico correspondiente.

Siguiendo el procedimiento legal establecido, se convocó a una comisión técnica calificadora, conformada por tres miembros (1 nombrado por la municipalidad, 1 ingeniero nombrado por el Colegio de Ingenieros del Perú, y 1 arquitecto nombrado por el Colegio de Arquitectos del Perú), para que califiquen los 10 expedientes técnicos presentados por la empresa Casa Grande. Los miembros de la Comisión fueron Ing. José Eduardo Quispe Ramírez, Arq. Carlos Moreno Ahumada e Ing. Juan Julio Gallardo Charcape. Posteriormente mediante acuerdo de fecha 22 de setiembre de 2011, la comisión acordó APROBAR el expediente de la nueva refinería de azúcar.

El acuerdo al que arribó la comisión, que reconoció a la refinería de azúcar como una obra nueva y no como obra a regularizar, significaba que la Municipalidad de Casa Grande, a través de la oficina competente, debía expedir la licencia de obra solicitadas y aprobada, previo pago de los derechos correspondientes; sin embargo, la Municipalidad no cumplió con liquidar los derechos a pagar, con lo cual demoró injustificadamente el pago por parte de la empresa, así como el otorgamiento de las licencias que ya habían sido aprobadas.

Ante el acuerdo de la Comisión de aprobar las 10 obras y el otorgamiento de sus licencias, la municipalidad se comprometió a que en el plazo de 24 horas contados a partir del 22/09/11 (así consta en el Acta de Acuerdo de del 22 de setiembre de 2011),  realizaría una liquidación respecto de los montos a pagar para el otorgamiento de las licencias, pese a ello, recién se nos comunica oficialmente la liquidación, mediante Resolución Gerencial Nº 069-2011-MDCG/GIT de fecha 13 de Diciembre de 2011, la cual se notificó a la empresa el 15 de Diciembre de 2011.

En la referida Resolución de Gerencia firmada por el Ing. José Eduardo Quispe, quien presidió la Comisión Técnico Calificadora que aprobó los proyectos, y se consideró a la REFINERÍA DE AZÚCAR como una obra nueva, se practicó una liquidación en la que arbitrariamente dicha REFINERÍA se consideraba como obra en vía de regularización, y por ello se le impone una multa del 10% del valor de toda la obra. Otra de las irregularidades cometidas al emitir la Resolución de Gerencia Nº 069-2011-MDCG/GIT, consiste en que se impone una serie de multas a la empresa, sin que exista fundamento legal  vigente que ampare la imposición de dichas multas. Asimismo, existieron otras irregularidades en la referida Resolución Gerencial, como es la de aplicar para el cálculo de la liquidación, conceptos que no estaban reguladas en el TUPA que correspondía aplicar.

Por estas irregularidades, la empresa interpuso un Recurso de Apelación contra la Resolución de Gerencia Nº 069-2011-MDCG/GIT, el cual fue presentado en fecha 05 de enero de 2011, sin embargo, hasta la fecha no ha sido resulto, pese a que la Ley 27444 – “Ley del Procedimiento Administrativo General”, y el propio TUPA de la Municipalidad establecen que el plazo que tienen las autoridades para resolver un recurso de apelación es de 30 días.

Esta demora injustificada en la resolución del recurso, sigue impidiendo que Casa Grande cumpla con realizar los pagos que correspondan para el otorgamiento de las licencias por las obras que ya han sido aprobadas desde el 22 de setiembre de 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s