COLUMNAS BIZANTINAS: Círculos viciosos

Por: Juan Carlos Valdivia

El número de candidaturas presidenciales inscritas es una muestra de que nuestras leyes electorales no generan los incentivos para ir reduciendo las opciones, fortaleciendo los partidos y eliminando las franquicias electorales.

Entonces cualquier intento de reforma queda atrapado por quienes deben producirla, que son representantes de la cuestionable forma en que la mayoría de partidos designan a quienes postulan al Congreso de la República. Es un círculo vicioso del cual nadie se atreve a salir.

Igual es el caso de la financiación de los partidos, que queda en manos del Congreso, el cual busca siempre dictar normas especiales, que nadie puede supervisar, y cuyo cumplimiento, por lo tanto, nadie puede exigir.

Es casi el mismo caso de la prensa. En cada presentación del Presidente de la República, los reporteros insisten una y otra vez en que hable, comente y analice el proceso electoral, sabiendo que el Presidente no debe inmiscuirse en ello. ¿Acaso esos reporteros no saben que el Presidente tiene impedimentos legales para hablar sobre el proceso electoral? ¿Acaso no tienen editores o jefes de mesa que les expliquen qué preguntar y qué no? Entonces el Presidente comenta algo, y desde los mismos medios que buscan la declaración del Presidente, se voltea en busca de los candidatos para que cuestionen la intromisión presidencial. El escándalo generado por los mismos medios.

O como, lo hemos señalado ya en esta columna, cuando los reporteros buscan el enfrentamiento de los candidatos, poniendo la pregunta que obtenga como respuesta el agravio fácil, para que luego desde los mismos medios se comente, se editorialice, exigiendo que no se baje el nivel del debate, cuando son los mismos reporteros de los diferentes medios quienes provocan esta situación.

Son hechos que requieren de una solución, pero que está en manos de quienes son los responsables de la actual situación. En eso periodismo y políticos tienen la misma responsabilidad. Para ambos debe haber mayor exigencia en el cumplimiento de sus obligaciones, y no recurrir al fácil expediente de responsabilizar de todo a otros: los políticos a la prensa, y la prensa a los políticos. Es un círculo vicioso del que también debemos salir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s