Denuncian atropellos laborales en municipalidad de Santiago de Cao

Pedro Polo Cruz, secretario de Defensa del Sindicato de Trabajadores de Construcción Civil, base Cartavio.

El secretario de Defensa del Sindicato de Trabajadores de Construcción Civil, base Cartavio, Pedro Polo Cruz, denunció el despido arbitrario de dieciséis trabajadores de obras que ejecuta la municipalidad distrital de Santiago de Cao, aduciendo como causal el bajo rendimiento, siendo el verdadero motivo el reclamo por salarios justos y el pago de dos días de trabajo por participar en apoyo de la movilización en contra de la empresa Cartavio.

“El 8 de agosto de 2009 denunciamos los abusos de funcionarios municipales contra los trabajadores que participaban en la construcción de pistas y veredas de la calle Ferrocarril que se hizo con un presupuesto de 416 mil nuevos soles A través de un noticiero radial contratado por la comuna santiaguina, el señor alcalde alega que la municipalidad no es una empresa para que pague de acuerdo al régimen de construcción civil y por lo tanto incumple con dar seguridad al trabajador, no le da charlas de seguridad, no cumple con la planilla de sueldos, ni entrega de boletas. En Cartavio hemos retrocedido cincuenta años en materia de derechos laborales”, señaló Pedro Polo Cruz.

“Por los mismos motivos, hemos planteado otra denuncia ante la Gerencia Regional de Trabajo contra la municipalidad de Santiago de Cao, por los sucesos en la construcción de veredas y asfaltado de Cartavio Viejo, cuyo presupuesto es de 606 mil nuevos soles, en la que los operarios Evaristo Mariños Llanos, Carlos Mariños Cruz, Roberto Cáceres Sánchez y Víctor Polo Quispe, han sido despedidos en forma arbitraria”, explicó el dirigente gremial.

Trabajadores fueron usados en marcha contra empresa

“Cuando se inició la huelga de los trabajadores de la empresa Cartavio, el alcalde Felipe Cerna García, por intermedio de sus funcionarios ordenó paralizar la obra hasta que se regularice la situación. Se nos indicó que si apoyábamos la movilización se nos reconocería el pago de los días lunes y martes (21 y 22 de diciembre de 2009). Hemos desfilado poniendo en riesgo nuestra integridad física y lo que hemos obtenido es que nos despidan después de más de dos meses de trabajo, si nuestro rendimiento era deficiente, ¿por qué esperaron tanto tiempo para retirarnos del trabajo. Sentimos que hemos sido usados”, declaró Roberto Cáceres Sánchez, uno de los trabajadores afectados.

Anuncios